RÍO CUARTO: ¿¿¿ Hay fantasmas en la plaza central de Río Cuarto????

Más Noticias 09 de mayo de 2021 Por Gerardo “Tito” Bessone
Quizás los fantasmas en la plaza de Río Cuarto no existan, pero usted ¿¿ Se atreve a cruzar la plaza en una oscura noche de invierno???
102

Escribe Gerardo “Tito” Bessone , basado en una nota de Telediario Digital

Cada localidad, cada Ciudad tiene sus propios mitos urbanos, recordemos que un mito urbano es una historia que es contada de boca en boca por los vecinos, todos creen que es verdad pero nadie puede demostrar la veracidad con pruebas.

Desde que escribo notas sobre mitos urbanos para diferentes medios muchas veces me hablaron de los fantasmas o apariciones en la Plaza “Roca” de la Ciudad de Río Cuarto pero no encontraba material sobre ese tema hasta que me enviaron un enlace de una nota aparecida en “Telediario Digital”, la página web de canal 13 de dicha Ciudad capital del Imperio del Sur.

Dice la nota que habría un artículo periodístico del año 1949 que “…describe la presencia inusitada de seres pequeños transparentes, aparecidos similares a duendes que, durante los meses de julio y agosto, solían presentarse en los  jardines que por aquellos tiempos ocupaban el centro de la plaza…”

Pero el hecho más curioso fue una foto (que no se encuentra en Internet) de las que se tomaban en otras épocas; un reconocido fotógrafo Eleuterio Rodríguez del Barco recorría habitualmente el centro de la Ciudad de Río Cuarto con una vicuña, al pobre animalito le ponían ropas y adornos para que los padres se tentaran a comprar una foto de sus hijos pequeños montados en la vicuña, algo así como las precursoras de las selfies de nuestra época es la foto con un animalito.

En aquel día que quedó inmortalizado el fotógrafo tomó un foto de primer plano, de niño rubio que sonríe pícaro desde el lomo de una vicuña, y en el fondo, entre las plantas, puede observarse una figura blanca, femenina, una niña . Lo curioso, es que la figura no alcanza a corporizarse completamente, sus contornos  son imprecisos, su mirada difusa y lo más subyugante, tétrico y misterioso, es que de su boca se desprenden dos colmillos bien marcados.

Dicen los expertos que las fotos con negativos de esa época no se podían trucar o agregar fantasmas como sucede hoy con el PhotoSho; pero lamentablemente la foto no la pudimos encontrar para ilustrar la nota.

Aparentemente hubo más fantasmas, pero los vamos a dejar para otra nota.

Quizás los fantasmas en la plaza de Río Cuarto no existan, pero usted ¿¿ Se atreve a cruzar la plaza en una oscura noche de invierno???

 

Te puede interesar