SANTA VICTORIA: El pueblo ubicado cerca de Ucacha rindió homenaje a San Rosa de Lima.

Cada 30 de agosto, día en que se venera a Santa Rosa de Lima, un pequeño paraje donde solo subsiste la capilla
193

Cada 30 de agosto, día en que se venera a Santa Rosa de Lima, un pequeño paraje donde solo subsiste la capilla, la cual recobra vida cuando decenas de vecinos de toda una amplia región se reúnen en una misa y procesión.

Ocurre en Santa Victoria, un pueblo fundado en 1893, ubicado a unos 20 kilómetros de Ucacha y a 2 de Chazón.Se llega allí por ruta provincial N° 4, y al bajar unos 500 metros por un camino vecinal. En sus inicios se perfilaba para convertirse en una gran urbe, pero lentamente fue quedando despoblado y en silencio.

A pesar de ello, antiguos habitantes y sus descendientes, como así también vecinos y colonos de la zona, llegan cada fin de agosto a reunirse en la capilla, la que impecable y bien cuidada recibe a sus fieles con una misa y procesión.

El padre Darío Manero señaló a Fm Vox 1 03.3 Ucacha que el celebrar religiosamente en esta capilla, lo único que ha quedado de lo que fue esta localidad, es todo un símbolo de la fe: "Es incontenible, vienen vecinos de todos lados", manifestó.

Señaló que desde el viernes 27 se celebraron misas por la tarde y que el 30 siempre reciben a fieles y descendientes del lugar por la fiesta patronal. "Esto es historia del pueblo, Santa Victoria y su fe. Es mucha la gente que vuelve a su lugar", y concluye el sacerdote: "Que sólo quede la Capilla es un signo, todo se derrumba, pero Dios permanece".

El año pasado y por la pandemia no se realizaron misas. Sin embargo, el 30 de agosto vinieron vecinos e hicieron una procesión con la imagen santa.

Y realmente es así en cuanto a convocatoria, ya que el lunes, siendo las 17 horas aproximadamente, seguían llegando autos, camionetas, bicicletas y hasta gente caminando, provenientes de Villa María, Etruria, Chazón, Pascanas, Ucacha, Santa Eufemia y otros.

Más de 50 vehículos y entre 150 y 200 vecinos participaron de las celebraciones religiosas. La procesión se realizó sobre una supuesta cuadra frente a la blanca capilla, con guacheras a metros y caballos como curiosos testigos.

Santa Victoria fue fundada en 1893 sobre terrenos de la Estancia Las Estacas; la capilla se construyó en 1913 y todo parecía indicar que esta próspera localidad, a la vera del Ferrocarril Pacífico -de la más importante en su momento, junto con Villa Nueva y La Carlota- tendría un gran futuro.

Acreditaban sus más de 60 cuadras, siete bulevares, hoteles, casas de ramos generales y la gran convocatoria en los festejos de Santa Rosa, de varios días, con músicos y actividades varias, con gente que se llegaba de todos lados.

Sin embargo, las distintas políticas de modificaciones y levantamiento de rieles hicieron que de a poco Santa Victoria fuera perdiendo su brillo y que sus habitantes dejaran el lugar para radicarse -en su mayoría- en otros pueblos de la zona.

Familias enteras demolieron sus viviendas para, con ese mismo material, poder construir en el mismo destino. Ya en los años ‘90 poco y nada quedaba del pujante lugar.

Osvaldo Martino es oriundo de este hoy paraje. Autor del libro "Santa Victoria... y las causarinas quedaron solas", indicó que para él sin embargo el pueblo sigue estando. Escritor y dibujante, es la memoria de este poblado. Reconoce claramente lo que había en cada lugar, con nostalgia y sin disimulo profesa su gran amor a su pueblo natal. Es el principal motivo de sus pinturas y deja caer un "imborrable" al referirse a sus recuerdos.

"Hay quienes dicen que no queda nada, para mí el pueblo está. Está en mi corazón", dice Martino, sorprendido por la cantidad de gente que se llega cada 30 de agosto.

Fuente de información y Foto: Diario Puntal

 

 

Redacción Región Del Maní

Región del Maní; sitio web de Noticias redactado desde la Ciudad de General Cabrera.
Director, Gerardo Daniel Bessone

Te puede interesar

Newsletter

Te puede interesar